Parejas: entre sábanas anda el juego

Si somos sinceros y no nos queremos mentir a nosotros mismos, debemos reconocer que el sexo, y todo lo que lo rodea, es un tema de interés universal que no conoce barrera ni entiende de horarios. Dónde sea, cuándo sea, a la hora que sea y en ocasiones con quién sea, siempre estamos dispuestos a dejar de lado lo que estemos haciendo si se trata de incursionar sobre cualquier cosa relacionada con las relaciones sexuales. ¿Somos por eso unos salidos? Ni mucho menos, parece que es lo natural en cualquier persona sana y con la suficiente madurez tanto física como mental.

Por tradición, también se dice que el tema del sexo interesa mucho más a hombres que a mujeres, lo cual es un comentario algo machista pero que sin embargo podría tener algo de verdad; claro que hay que tomarlo de buena manera y no por su lado discriminatorio, y es que en realidad las convenciones sociales parece que requieren que sean los hombres no sólo los más interesados, sino también en los que recae la parte activa de una relación sexual (no sólo tiene un lado bueno, sino también malo), y que las mujeres estén ahí para aprender y sólo si sus sentimientos están involucrados. Sí, lo sé, una forma de pensar antigua y que además ya no se corresponde mucho con la realidad, pues la aparición de las chicas xxx ha echado por tierra esta concepción. ¿Y quién son ellas? Una nueva generación de mujeres que toman su sexualidad en serio, queriendo ser las dueñas de sus cuerpos y sus relaciones, y que influenciadas por los aires de libertad de los últimos tiempos y cosas tan habituales ahora como el porno online, deciden cuándo, cómo y con quién quieren tener sexo (un poco a lo Pretty Woman, pero sin cobrar… al menos algunas).

Así que, si dejamos atrás estos prejuicios que a nada nos llevan, y queremos que realmente una relación en pareja heterosexual (de las homosexuales ya hablaremos otro día) funcione, quizá estaría bien centrarnos en todo aquello que se supone los hombres saben de las mujeres a la hora de la intimidad, pero que en realidad pocos conocen. De seguro, si eres un poco experimentado con las féminas, te habrás dado cuenta de que a ellas el «aquí te pillo aquí te mato» no es algo que las apasione especialmente; puede que lo disfruten de vez en cuando, pero en general prefieren ir a la cama y tomarse las cosas con tranquilidad y pausadamente. Por eso, una vez que tengas claro que el dormitorio es el mejor campo de terreno donde jugar, el siguiente paso sería conocer las cosas que les gustan al equipo contrario a la hora del sexo.

Analogías deportivas aparte, estas cosas no son tan fáciles de saber como parece, porque por supuesto cada mujer es un mundo y tiene gustos personales, aunque los hombres tendamos a pensar que no. Para empezar, sus cuerpos tienen muchas más zonas erógenas de las que los tíos piensan, así que el mejor consejo y el más práctico que podemos recibir es: prueba y fíjate. Esas dos simples palabras pueden hacer que tu pareja alucine en colores al tener sexo contigo, pues irás haciendo algo así como el método de ensayo y error, y si sabes reconocer e interpretar sus señales, conseguirás una forma de hacerla disfrutar hecha justo para ellas y sólo para ella; y no tengo ninguna duda de que tú también lo disfrutarás al máximo. Lo mejor de todo este es que, si cambias de pareja, tendrás que volver a empezar por supuesto… ¡lo que equivale a empezar todo el proceso otra vez, con la dosis de morbo y erotismo que puede acarrear!

Jovencitas, siempre objetos del deseo…

Si le preguntas a cualquier hombre de entre 15 y 80 años, mas o menos, qué tipo de mujeres les gustan, seguro que puedes escuchar diversas opiniones: más altas, más bajas, morenas, rubias, pelirrojas, delgadas o quizá rellenitas… Hay un montón de gustos por supuesto, pero si te vas directamente al lado oscuro de la cuestión, y les preguntas por las mujeres que representan sus mitos eróticos, apostaría a que la gran mayoría te contestarían, sin ningún género de duda, que son las colegialas xxx. Y es que, amigos, desde la Lolita de Navokov y llegando a las chicas del hentai, el ser una estudiante joven no deja de ser una tentación para la gran mayoría del género masculino.

Y no, no estaríamos completamente ante un tipo de depravación, aunque nos lo parezca cuando lo escuchamos de hombres de cierta edad, que ya podrían ser padres o incluso abuelos de algunas de ellas. Puede que haya una franja de edad entre los tíos en que las chicas jóvenes no sean tan atractiva, algo así como en la madurez: cuando no son tan mayores como para dejar de relacionarse con ellas, pero ya han tenido cierta experiencia con mujeres y les gustan parejas que también la hayan tenido. Pero, quitando cierto momento vital en que quizá una madurita pueda hacerte saltar los plomos (sexualmente hablando), lo normal es que, porque es lo que tienes a mano, o porque ya no es fácil acceder a ello, te gusten las jovencitas, aunque sea a distancia y sólo para soñar en plan fantasía erótica.

Últimamente, están haciendo furor en esta parte del mundo las colegialas de Japón, por aquello del exotismo, de que nos queda muy lejos, y que en realidad no llegamos a comprenderlo demasiado. Estamos hartos de ver en el manga, ya sea leído o visionado, a estas estudiantes con uniforme (aunque su edad es indeterminada), que acaban ligándose a todo el que les entra por el ojo, más tarde o más temprano; y al igual que en estas animaciones, todos nosotros caemos rendidos a sus pies, aunque en realidad no estemos acostumbrados a estas jovencitas de largas melenas y grandes ojos (o quizá debido a eso, quién sabe). Ahora se conoce que estas chicas de ficción corresponden a una realidad poco agradable que ocurre ahora mismo en el país nipón; pero, aunque sea así, es difícil escapar del embrujo que son capaces de provocar en todos nosotros, hombres que miramos a las mujeres con deseo.

Pero no pensemos que estas cosas oscuras pasan sólo en Oriente, ni perdamos el foco de lo que en realidad pasa en este lado del planeta. La cuestión es que las chicas cada vez empiezan antes a arreglarse, a preocuparse por su aspecto, a seguir la moda, y a interactuar con los chicos y, ¿qué pasa? Que entre todo esto, y que por lo general las féminas maduran antes que los varones, nos encontramos con una generación de jovencitas con las ideas muy claras y conocedoras del poder que tienen sobre sus congéneres masculinos; y ni siquiera tienes que ser un chaval para que lo ejerzan, si lo quieren son capaces de marear al más pintado. Y luego, bueno, no nos engañemos: un cuerpo joven, bien proporcionado, de piel suave, culo respingón y tetas turgentes… ¿a qué tipo no le gustaría algo así? Si llegan a gustarnos las mujeres más maduritas, ya pasadas la treintena, es porque cada vez se mantienen con ese aspecto joven durante más tiempo, digamos que gracias a los cuidados estéticos de los que disponen, de una mentalidad diferente, o quizá también gracias a la genética de las nuevas generaciones. Y cambiar todo esto y aceptar que la edad hace estragos en todo y conformarnos… bueno, no es fácil ni para unas, ni para otros.

Tallando la calabaza de Halloween perfecta

Al parecer, la costumbre anglosajona de la celebración de Halloween ha llegado a nuestro país para quedarse, dejando un poco en el olvido nuestra homóloga tradicional, el Día de Difuntos. Se entiende, sin embargo, ya que la nuestra tiene tintes trágicos que en Halloween parece haberse perdido, dándole a la fiesta un ambiente distendido donde sobre todo los más jóvenes pueden participar, incluso con sus preparativos que empiezan días y hasta semanas antes.

Pero por mucho que nos hayamos adaptado a esta particular fiesta extranjera, hay un detalle de ella que se nos suele resistir bastante, y es la creación de sus características calabazas. A todos nos gustaría decorar nuestras casa con estos tradicionales adornos, pero parece que no acabamos de pillarles el tranquillo. ¿Qué tal te vendría unos cuantos consejos sobre el tema? De todas formas, la clave está en practicar y practicar, pero siempre ayuda alguna pequeña guía que nos indique algunos pasos a seguir.

Aquí tienes algunas pautas, aún tienes días para probar y perfeccionar tu técnica:

  • La buena talla comienza con la calabaza correcta: Elije una fresca, con un tallo resistente, sin magulladuras y un fondo plano para que no ruede mientras tallas.
  • Intenta hacer los cortes en la parte inferior, no en la superior: Cortar la parte de abajo ayuda a evitar que los lados se hundan después.
  • Saca tanta pulpa como puedas: Aunque existen herramientas especiales, una cuchara de helado va perfecta para sacar la pulpa de la calabaza; intenta sacar la mayor cantidad para que las paredes interiores no sean gruesas, y sea fácil atravesarlas para hacer los cortes.
  • Haz un boceto inicial en papel de tu diseño: Dibuja los rasgos que quieres tallar, y pégalo sobre la cabalaba para usarlo como patrón a la hora de cortar las paredes
  • Sostén la calabaza sobre tu regazo: No hay mejor soporte que tus propias piernas; sólo que para que sea seguro, haz los cortes hacia arriba y el exterior con tu herramienta de tallar.
  • Empieza por cortes en bruto: No quieras remarcar los detalles en una primera incisión: es mejor sacar las partes de gran tamaño, y después perfilar las incisiones con tranquilidad y detalle.

Alimentos que pueden alargar tu vida

Los alimentos como el vino tinto, el café, el queso y el chocolate no suelen ser populares por sus beneficios para la salud; sin embargo, si realmente eres un fanático de ellos, probablemente no hay nada que te haya impedido disfrutarlos de vez en cuando, en menor o mayor proporción. Pero en caso de que necesitaras una excusa saludable para disfrutar de todos ellos, los científicos tienen buenas noticias: un nuevo estudio encontró que comer estos alimentos puede reducir nuestras posibilidades de una muerte prematura.

El estudio examinó datos de más de 68,000 hombres y mujeres suecos, de 45 a 83 años. Los investigadores encontraron que las personas que seguían una dieta que consistía en alimentos antiinflamatorios tenían un menor riesgo de morir prematuramente. ¿Y adivinas qué alimentos son antiinflamatorios? Vino tinto, chocolate, queso bajo en grasa y café (entre muchos otros).

La inflamación crónica se ha relacionado con el cáncer, la demencia y las enfermedades cardiovasculares, entre otros problemas de salud.; los participantes que siguieron la dieta tenían un riesgo 20% menor de morir por problemas cardiovasculares y un riesgo 13% menor de morir de cáncer. La inflamación aguda es una respuesta normal de corta duración a una lesión o infección que repara el tejido o elimina la infección del cuerpo; la inflamación crónica es a menudo más leve pero más prolongada y fuera de control.

Para ser rigurosos, los estudios muestran que consumir estos alimentos con moderación es su mejor apuesta para una vida saludable y eventualmente más larga; y para complicar un poco las cosas, otros estudios también han demostrado los efectos nocivos de beber alcohol regularmente. Otros alimentos antiinflamatorios incluyen verduras, frutas, cereales, pan integral, aceite de oliva, nueces y té; la mayoría los tenemos en nuestra dieta mediterránea, y los que no tampoco resulta un gran problema el integrarlos.

 

Lo que quieres saber y lo que te interesa

Puede que, si hay algo de lo que tenemos en exceso en estos tiempos, sea precisamente de información. No me malinterpretes, no es que crea que estar enterado de la actualidad, de lo que acontece en el mundo, de lo que nos rodea o de lo que podría suceder sea malo; lo que me parece es que la gran mayoría de esta información quizá esté distorsionada, sea de parte y no neutral, o más intuitiva que contrastada. En estas condiciones, uno se vuelve loco haciendo criba entre todo lo que nos llega a diario desde los diferentes medios, y acaba por dejarse de filtros y asumir todo lo que llega. ¿Quizá esto tampoco sea demasiado sano?

Sin embargo, sin querer ser catastrofista ni crear alarma, está claro que muchas veces es tal la cantidad de información que tenemos sobre un tema, que empieza a cansar y dejar de interesarnos. Es por eso que me vino a la cabeza la idea de un blog liviano, sencillo, sin demasiadas expectativas de ser riguroso y estricto; más bien que entretenga, informe de forma clara y pretenda que vuelvan a él por diversión y entretenimiento, pero que no por eso deje de ser una fuente de información de temas que, a pesar de no ser demasiado serios ni trascendentales, nos veamos relacionados con ellos en el día a día.

Porque no siempre nos interesa el estado de la banca, ni la economía mundial, ni los desastres naturales, ni tampoco qué partido político puede llegar a ganar las elecciones… Es nuestro derecho y nuestro deber tener nociones sobre ello, pero si llegamos al límite de colapsarnos, tampoco le hacemos un favor a nadie. Por contra, quizá nos interese cómo quitar esa mancha del sofá que no desaparece, cómo ahorrar unos euros de luz con algunos sencillos trucos caseros, o simplemente qué ver en la tele un sábado por la tarde como hoy, en que no parece que haya nada muy interesante, ¿no puede ser?

Todo el que quiera pasar un rato entretenido aprendiendo cosas que no sabía, o quizá teniendo otra opinión sobre ellas, es bienvenido a estas páginas. Cuantos más seamos, mucho mejor, y siempre estarán abiertas a comentarios o aportaciones que buenamente quieran darse: la censura queda para otros momentos y lugares, jeje.