Lo que quieres saber y lo que te interesa

Puede que, si hay algo de lo que tenemos en exceso en estos tiempos, sea precisamente de información. No me malinterpretes, no es que crea que estar enterado de la actualidad, de lo que acontece en el mundo, de lo que nos rodea o de lo que podría suceder sea malo; lo que me parece es que la gran mayoría de esta información quizá esté distorsionada, sea de parte y no neutral, o más intuitiva que contrastada. En estas condiciones, uno se vuelve loco haciendo criba entre todo lo que nos llega a diario desde los diferentes medios, y acaba por dejarse de filtros y asumir todo lo que llega. ¿Quizá esto tampoco sea demasiado sano?

Sin embargo, sin querer ser catastrofista ni crear alarma, está claro que muchas veces es tal la cantidad de información que tenemos sobre un tema, que empieza a cansar y dejar de interesarnos. Es por eso que me vino a la cabeza la idea de un blog liviano, sencillo, sin demasiadas expectativas de ser riguroso y estricto; más bien que entretenga, informe de forma clara y pretenda que vuelvan a él por diversión y entretenimiento, pero que no por eso deje de ser una fuente de información de temas que, a pesar de no ser demasiado serios ni trascendentales, nos veamos relacionados con ellos en el día a día.

Porque no siempre nos interesa el estado de la banca, ni la economía mundial, ni los desastres naturales, ni tampoco qué partido político puede llegar a ganar las elecciones… Es nuestro derecho y nuestro deber tener nociones sobre ello, pero si llegamos al límite de colapsarnos, tampoco le hacemos un favor a nadie. Por contra, quizá nos interese cómo quitar esa mancha del sofá que no desaparece, cómo ahorrar unos euros de luz con algunos sencillos trucos caseros, o simplemente qué ver en la tele un sábado por la tarde como hoy, en que no parece que haya nada muy interesante, ¿no puede ser?

Todo el que quiera pasar un rato entretenido aprendiendo cosas que no sabía, o quizá teniendo otra opinión sobre ellas, es bienvenido a estas páginas. Cuantos más seamos, mucho mejor, y siempre estarán abiertas a comentarios o aportaciones que buenamente quieran darse: la censura queda para otros momentos y lugares, jeje.