Tallando la calabaza de Halloween perfecta

Al parecer, la costumbre anglosajona de la celebración de Halloween ha llegado a nuestro país para quedarse, dejando un poco en el olvido nuestra homóloga tradicional, el Día de Difuntos. Se entiende, sin embargo, ya que la nuestra tiene tintes trágicos que en Halloween parece haberse perdido, dándole a la fiesta un ambiente distendido donde sobre todo los más jóvenes pueden participar, incluso con sus preparativos que empiezan días y hasta semanas antes.

Pero por mucho que nos hayamos adaptado a esta particular fiesta extranjera, hay un detalle de ella que se nos suele resistir bastante, y es la creación de sus características calabazas. A todos nos gustaría decorar nuestras casa con estos tradicionales adornos, pero parece que no acabamos de pillarles el tranquillo. ¿Qué tal te vendría unos cuantos consejos sobre el tema? De todas formas, la clave está en practicar y practicar, pero siempre ayuda alguna pequeña guía que nos indique algunos pasos a seguir.

Aquí tienes algunas pautas, aún tienes días para probar y perfeccionar tu técnica:

  • La buena talla comienza con la calabaza correcta: Elije una fresca, con un tallo resistente, sin magulladuras y un fondo plano para que no ruede mientras tallas.
  • Intenta hacer los cortes en la parte inferior, no en la superior: Cortar la parte de abajo ayuda a evitar que los lados se hundan después.
  • Saca tanta pulpa como puedas: Aunque existen herramientas especiales, una cuchara de helado va perfecta para sacar la pulpa de la calabaza; intenta sacar la mayor cantidad para que las paredes interiores no sean gruesas, y sea fácil atravesarlas para hacer los cortes.
  • Haz un boceto inicial en papel de tu diseño: Dibuja los rasgos que quieres tallar, y pégalo sobre la cabalaba para usarlo como patrón a la hora de cortar las paredes
  • Sostén la calabaza sobre tu regazo: No hay mejor soporte que tus propias piernas; sólo que para que sea seguro, haz los cortes hacia arriba y el exterior con tu herramienta de tallar.
  • Empieza por cortes en bruto: No quieras remarcar los detalles en una primera incisión: es mejor sacar las partes de gran tamaño, y después perfilar las incisiones con tranquilidad y detalle.